¿Qué alternativas disponibles tiene un ser vivo para progresar cuando el cambio y la incertidumbre aprietan?

¿Qué alternativas disponibles tiene un ser vivo para progresar cuando el cambio y la incertidumbre aprietan?

¿Qué alternativas disponibles tiene un ser vivo para progresar cuando el cambio y la incertidumbre aprietan?… La importancia del equipo, colaboración, asociación, simbiosis…

Las alternativas disponibles que tiene un ser vivo para progresar cuando el cambio y la incertidumbre aprietan son las siguientes:

1.- la independencia pasiva

Consiste en simplificar (reducir la actividad interior casi a cero) o aislarse (esperar inactivos la llegada de tiempos mejores). En ambos casos no se intercambia nada con el exterior, el exterior no influye en el interior, y viceversa. En términos biológicos, la muerte.

2.- la independencia activa

Consiste en cambiar todo lo que haya que cambiar de la actividad interna y del intercambio con el exterior para conservar la complejidad de la propia identidad. Por ejemplo, bien aumentando la capacidad de anticipación o bien cambiando el entorno (tecnología) o mejorándolo (movilidad). Cuanto mayor sea ello, más independiente será el ser vivo de la incertidumbre del entorno. La ley del cambio en este caso nos orienta sobre las alternativas para seguir vivo.

3.- la independencia nueva (evolutiva)

Consiste en renunciar a la propia identidad y seguir vivo con otra. Por ejemplo, a través de reproducción o asociación o simbiosis. Se es más independiente respecto de la incertidumbre del entorno que cualquier individuo por separado. El progreso de una forma viva no se comprende por su capacidad de adaptación a una clase de entorno, sino por su capacidad de independencia respecto de las variaciones de tal entorno. Cuando la incertidumbre aumenta, la complejidad de los sistemas tiende a aumentar. En este caso, se avanzas con la evolución, se progresa.

Una célula que come bien pero se mueve mal se puede aliar íntimamente con otra que come mal pero que se mueve bien, para inventar una nueva célula mucho más independiente de la incertidumbre del medio que cualquiera de las dos firmantes del pacto.

Tomado a partir de una conversación que sostuve hace años con el divulgador Jorge Wagensberg (y de su libro La rebelión de las formas) y que tiempo más tarde, ahora hace ya una década, también me recordó mi querido Claudio Drapkin.