General @es

Según la neurociencia, ¿qué retiene tu memoria? Todos estos factores descubiertos por un lado de forma intuitiva y por la experiencia continuada y por otro investigando experiencias de otros profesionales y especialmente lo que dice la ciencia, muy reveladora y que confirma los factores clave que hemos destacado. Y es que tenemos tres almacenes de memoria: 1.- el sensorial; 2.- el operativo; y 3.- el de largo plazo. La memoria sensorial recoge distintos registros sensoriales: lo que escuchamos, vemos, sentimos, olemos o saboreamos se guarda en registros diferentes. Nuestras neuronas tardan entre medio segundo y dos segundos en decidir qué hacer con las señales recibidas. Lo que nos resulta irrelevante o aburrido se elimina inmediatamente; lo que nos resulta interesante, emocionante o nuevo pasa automáticamente a la memoria operativa. Por tanto, depende de cómo sea un evento, una charla, una presentación, una clase, un trabajo, una relación… podemos imaginar si estamos optimizando el aprendizaje y el recuerdo o no. Por cierto, ¿te acuerdas de la información que te solicté que recordaras al inicio del artículo? ¿Sí? Pues ya tienes el acrónimo de las claves del aprendizaje y el recuerdo duradero que hemos tratado hasta aquí: INDUCE => Interesante, Novedoso, Divertido, Útil, Compartido, Emoción. Te va a ser muy útil para recordar a fuego lo que desees recordar y que los demás recuerden. En mente...

4.- Que sea ÚTIL Que se perciba la utilidad de lo expuesto. Recuerdo una anécdota muy reveladora al respecto de una formadora de formadores en relación a sus pupilos ingenieros (y que a buen seguro te recuerda alguna que experimentaste en el colegio). Se trataba de aprender la teoría de Nash. No había manera. Pero en cuanto esos ingenieros vieron para qué y cómo se utilizaba la misma, esto es su propósito y utilidad, se dispararon positiva e inmediatamente la implicación, la conexión, la motivación, el aprendizaje y recuerdo. También recuerdo haber escuchado a Geoff Mulgan hablar sobre una escuela donde había muchos estudiantes desmotivados y muchas campanas. Implementaron una idea muy efectiva. Aparte de estudiar matemáticas, biología y demás en el instituto, los estudiantes llevarían un negocio (una cafetería, una cría y venta de peces, etc.). Con ello, los estudiantes aplicaban lo que estudiaban, a través de un proyecto de vida, trabajando en equipo y relacionándose con su comunidad y con la vida real. Un poco volviendo a Leonardo Da Vinci, y a un principio básico que a veces parece haberse perdido: aprender haciendo y hacer aprendiendo. Este proyecto y escuelas a las que llaman Studio Schools están teniendo mucho éxito y se están extendiendo por todo el Reino Unido. 5.- Que sea COMPARTIDO Desde una posición de igual mucho mejor que desde una posición de superioridad o inferioridad, desde una posición de acompañamiento mucho mejor que desde una posición de presión por detrás o de arrastre desde delante. Desde la humildad y la sabiduría cultivada y no desde el ego. Todo ello permite sin lugar a dudas conseguir mayor proximidad, cercanía, integración, confianza, mayor impacto y conexión emocional con tus interlocutores. Quizá algo tenga que ver eso con el impacto y éxito en aprendizaje y en desarrollo de talento de metodologías como la de coaching. Recuerdo haber visto algunos profesionales de diferentes sectores (políticos, oradores, dirigentes, profesores, deportistas, ilusionistas…) que aparecen casi como diciendo “mirad que bueno que soy” “mirad que cosas sé o sé hacer y que vosotros no sabéis o no sabéis hacer” y que buscan el aplauso a su ego. Esa actitud definitivamente no te acerca a tus interlocutores o a audiencias sino más bien lo contrario, te aleja de ellas. Sin embargo, hay otros que prefieren aparecer en actitud de humildad y aprendizaje continuo, de compartir conocimientos, informaciones, ser de utilidad, interactuar y compartir aportación de valor con los demás. Esa actitud les acerca a sus interlocutores o audiencias y les permite gozar de mayor proximidad con ellos, y por tanto mayor conexión, emoción, impacto, recuerdo. ...

La tasa de retención que se consigue recurriendo a estos recursos (experiencias in situ, historias, metáforas, juegos…) suele ser superior a cualquier otra. Si se escucha oralmente, la tasa de retención es de un 5%; si se lee, de un 10%; si se escucha y se ve, un 20%; si hay una demostración, un 30%; si se discute, un 50%; si se hace y se experimenta, un 75% (Fuente: National Training Laboratories Institute Berthel, Maine, USA). Decía Benjamin Franklin: “Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”. El denominador común de todos estos recursosy factor clave en el aumento de aprendizaje y recuerdo es: la DIVERSIÓN. Durante muchos años has sido mal entendida y vetada en muchos sectores. Hoy, sin embargo se revela como esencial en el aprendizaje. No nos referimos a la diversión banal del jijiji jajaja sino a la diversión bien entendida. De hecho, observerás que en tu vida personal o profesional lo que te aburre te distancia y te desconecta de personas, de temas, del conocimiento. En cambio, lo divertido te acerca, te conecta. Cuantos profesores o dirigentes nos hemos encontrado a lo largo de nuestra vida que, sabiendo mucho sobre la materia, no la sabían comunicar o transmitir adecuadamente. Otros, los mejores, te supieron recurrir a varias estrategias, entre ellas juegos y anécdotas y te encandilaban con entusiasmo y pasión sobre lo que explicaban. Apuesto que todavía recuerdas su influencia y aprendizajes. Recuerdo que cuando tenía diez años un profesor nos enganchó al conocimiento y al estudio a través de un juego muy popular en aquel entonces: la ruperta fantasma del “1,2,3… responda otra vez”. Un tablero con preguntas de todo tipo, y el que conseguía llegar a la ruperta se llevaba un gran bol de caramelos. Cuantas más preguntas conocieras, más oportunidades de llevarte ese deseado premio. También recuerdo las divertidas anécdotas del profesor de derecho penal, cuya clase todo el mundo esperaba con ansia. A través de ellas, aprendíamos eficazmente la tipología de los delitos. Ciertamente, pocas personas han tenido la oportunidad de vincular el aprendizaje a algo agradable, fascinante y divertido. Dejarse la piel de los codos tratando de aprender era la tónica del viejo sistema de lectura y repetición de conceptos a veces bastante aburridos y pesados. 3.- Que sea NOVEDOSO Una cosa es novedosa cuando se percibe como inusual en comparación con las rutinas normales diarias. Podemos favorecer que algo sea novedoso, distinto, diferente, recurriendo a técnicas de creatividad. Los beneficios que vas a obtener son más que notables: sobresalir, diferenciación, valor, influencia, liderazgo. Y por lo que se refiere al aprendizaje, lo vas a recordar más y mejor. Si a mitad de una clase o en una reunión de trabajo o en una ponencia el interlocutor hace algo inusual (por ejemplo saca una camilla con un supuesto paciente para hablar de temas que nada tiene que ver con los médicos), probablemente podemos pensar muchas cosas, pero a buen seguro que te acordarás de ese momento. Eso es debido a que no suele ser normal, es un hecho estrambótico, extravagante. Si lo utilizas de forma efectiva y positiva para transmitir lo que deseas, te dará muchos réditos, Estoy seguro que algún día presenciaste algo parecido en ese sentido y que lo recuerdas a la perfección. Y si no es así, cuando lo presencies, se te grabará a fuego en tu mente, no lo dudes. De hecho, una de las claves del proceso de memorización de los campeones del mundo de memoria y los que desean aprender y recordar mejor algo, es la asociación de imágenes y su visualización estrambótica (extraña, desproporcionada…). Cuanto más estrambóticas son las imágenes que se asocian, mejor se recuerdan. Porque son diferentes a lo habitual… ¡son novedosas¡. ...

¿Cuáles son los factores que resultan cruciales a la hora de conseguir gran impacto, maximizar aprendizaje y generar recuerdo positivo y muy duradero? 1.- Que sea INTERESANTE ¿Cómo hacerlo interesante? Haciéndolo por ejemplo significativo para la persona que tienes delante. Cuando algo te resulta muy significativo personalmente, te vinculas a ello emocionalmente, siendo el recuerdo más largo y duradero. La habilidad del cerebro durante estas intensas experiencias emocionales, de capturar el momento vívido y con excepcional detalle, suele llamarse ‘flashbulb memory’. A muchos niños que acuden al colegio les preguntas cuál es la raíz cuadrada de 50 y probablemente no lo sepan; en cambio si les preguntas quién marcó el gol en la final del Campeonato del Mundo de Fútbol, en qué minuto y cómo lo celebró, a buen seguro que te responderán correctamente. Porque de nuevo es un hecho cargado de significado y emoción para ellos. En las sociedades tribales hay una gran interacción entre las emoción y la memoria. Los rituales de iniciación se realizan asegurándose de que los chicos jóvenes pasando a hombres aprendan la particular mitología y costumbres del grupo social y sus propios derechos y obligaciones como adultos. Por eso se pintan y visten de forma peculiar. La ceremonia resulta significante porque es diferente de la vida diaria. De esta forma, el conocimiento comunicado a través del ritual queda profundamente anclado en la memoria. También resulta de ayuda un premio. Cuando hay premio, más neuronas se aprestan para aprender la labor. Otro factor que ayuda es la incorporación de la sorpresa, que además es un recurso que permite captar muy bien la atención. La belleza también atrae nuestra atención. Existen ciertos principios que permiten optimizar la sensación de atracción y arrebato hacia una imagen. 2.- Que sea DIVERTIDO Las experiencias, las historias (storytelling), las metáforas, los juegos (gaming)… son recursos extraordinarios y con probada eficacia a la hora de emocionar, captar atención y aumentadores de aprendizaje y recuerdo. De hecho, todas ellas están haciendo furor hoy en el mundo del desarrollo y formación para empresas. Esta última, la gamificación o gaming, consiste en el uso de dinámicas de juego para el aprendizaje. Es una evidencia más de que aprendemos más rápido si disfrutamos. Quizá deberíamos replantearnos el concebir el mundo laboral desde un lugar de esfuerzo a un espacio en el que utilicemos el juego y el desafío para aprender. Cuando se aplican estas técnicas se logra alcanzar resultados, mejora el compromiso y se consiguen espacios más creativos e innovadores. Es una tendencia al alza en todos los campos. Y además, una tendencia que se puede implementar con gran facilidad debido a la tecnología. En el 2015, se prevé que más del 70% de las companías más grandes del mundo van a utilizar gamificación y el 25% de los procesos o políticas de management incluirán estrategias vinculadas a la gamificación (Fuente: Gartner Group). ...

Me fascina especialmente el camino que han recorrido y recorren nuestros extraordinarios maestros cocineros (Adúriz, Roca, Adrià…) en este campo de la neurociencia y las emociones y su esfuerzo en implementar todo ello en búsqueda de la excelencia en la cocina y óptima experiencia del cliente. Con que maestría juegan con las emociones y sensaciones, no sólo al presentar el plato y todo lo que tiene que ver con él y su elaboración, sino desde que uno llega a su restaurante hasta que lo abandona. Como juegan con el olor, la música, el tacto, la vista, el sabor… La experiencia, el recuerdo… se hacen inolvidables. Y lo que has aprendido con esa experiencia, también. Podemos encontrar otros ejemplos muy elocuentes del recurso a la generación de emociones para captar atención y direccionarla, así como para fijar recuerdo, en otros sectores: moda, tecnología, deporte, espectáculo,… Son especialmente reveladores los anuncios de televisión (por ejemplo el de Apple o el de BMW) que apelan a emociones, a experiencias muy cercanas y vitales. Generan gran impacto y recuerdo…¡y ni tan sólo mencionan las características del producto! En el ámbito educativo y formacional, se están aplicando cada vez más estos aspectos, aunque todavía hay mucho y apasionante camino que recorrer. Se está evidenciando que los alumnos con competencias emocionales disfrutan de más desarrollo personal y profesional. Que los profesores que aplican recursos emocionales para transmitir conocimiento o capacitar a sus alumnos, también. ¿Qué aprendí como showman, infotainer y conferenciante? Aprendí unas veces de forma intuitiva y experiencial y otras recurriendo a la ciencia, que para generar emoción, para captar, mantener y direccionar la atención, para generar alto impacto, para aumentar el aprendizaje, para conseguir un recuerdo positivo, duradero y memorable en las mentes de los asistentes, debía incoporar sine qua non varios factores claves. Los veremos más abajo. También advertí como una de mis vertientes, la de Infotainer (de Info-Entertainer), tenía especial incidencia en los resultados o rendimiento, en el aprendizaje y recuerdo duradero de los asistentes. Las empresas o entidades me contratan como Infotainer para transmitir o realzar la información o conocimiento que desean que quede grabado a fuego en la mente de los invitados. Y esa transmisión de conocimiento, información u otros detalles la realizo implementando singulares experiencias y juegos, recurriendo al entretenimiento. Difícilmente conseguiría el objetivo y ese alto impacto en aprendizaje y recuerdo si no fuera de esa forma. Por ejemplo, una marca muy conocida de alta relojería y joyería desea transmitir y realzar las virtudes de su nuevo reloj en la mente de sus clientes y prensa especializada. Les invito a compartir una experiencia en la que pido a un invitado que piense en una hora, a otro en un número entre 40 y 60, y a un último en un color. les preguntamos cúales han sido sus elecciones. El primero ha pensado en las diez y diez. El segundo en el número 56 y el tercero en el color blanco. Quitamos la cortina que cubre un gran mural en la sala, y pueden apreciar como aparece una foto en grande, la de la portada del catálogo reloj… ¡y marca las diez y diez, tiene 56 diamantes y el único color de correa es el blanco! A través de la combinación singular de técnicas de psicología, comunicación, percepción… y divertimento, hemos conseguido que ese grupo de invitados se divierta, quede fascinado, y lo más importante, se lleve toda la información del producto grabada a fuego en sus mentes. Y así se puede llevar a cabo con la información que se desee (valores, servicios, etc.) y por supuesto conocimiento....

¡¡Recuerda esta información!! : INDUCE (sí, sí… INDUUUUUUCE) ¿Eres selectivo con la información que te llega? Como humanos no deseamos una memoria que almacene cada hecho o detalle de cada experiencia de nuestra vida, estaríamos sobresaturados de información trivial o inútil y gastaríamos energía de la misma forma. Por tanto, solemos ser selectivos con la información que nos llega. ¿Qué aspectos hacen que aprendas y recuerdes una información y no otra? Hay aspectos que pueden facilitar que seleccionemos una información y no otra, que aprendamos y recordemos esa información y no otra. ¿Puedes imaginarte el potencial y aplicaciones que puede tener en tu vida profesional y personal conocer esos aspectos? Uno de ellos, quizá el más crítico en esa selección de información, en el aprendizaje y en el recuerdo, es sin duda… ¡la EMOCIÓN! No es de extrañar que el Grupo Punset adoptara de forma clarividente el fantástico lema “Sin emoción no hay proyecto”. Y quien dice proyecto, dice equipo, liderazgo, pareja o conexión con las personas. Tampoco os extrañe que mi lema, Connecting Minds, se refiera a la importancia crucial de la conexión entre mentes, entre emociones. Entiendo que en cualquier acción, en cualquier área personal y profesional, el contenido, los detalles, el servicio deben ser excelentes… pero saber conectar emocionalmente con las personas… ¡es la clave! Y es que, sin emoción no hay atención; sin atención, no hay memoria; sin memoria, no hay recuerdo; y sin recuerdo, no hay existencia. ¿Cómo hacer que algo sea emocional? Sabemos que ante un estímulo, surge una emoción. El estímulo, el mundo, lo percibimos a través de nuestros sentidos. Por tanto, para hacer que algo sea emocional, debemos apelar a los sentidos. Cuantos más sentidos impliquemos, más potente la experiencia, el aprendizaje y en definitiva el recuerdo. Hoy, en diferentes ámbitos y sectores, hay esmero en lograr precisamente ese efecto. De hecho, a través de los sentidos podemos llegar a diseñar lo que deseamos que sientan y experimenten las personas. Podemos incluso incidir en su toma de decisiones. Resulta fascinante a la vez que aterrador ¿verdad?. Una disciplina que nos muestra varios ejemplos de cómo se direccionan esas sensaciones, emociones, experiencias, atencionalidad, decisiones, recuerdos, es la del neuromárketing. Sólo cabe pasearse por un supermercado o una tienda de ropa y analizar como están dispuestos los productos, los carteles, la música, los olores, etc. También cuando hablamos de orientación al cliente y su óptima satisfacción y por ende fidelización y positivo impacto, resulta clave la emoción. Muchas empresas todavía piensan que la plena satisfacción del cliente está en el producto o servicio. Eso es sólo un aspecto. La experiencia total y la excelencia se consiguen aparte de la satisfacción con el producto o servicio, con la experiencia, las emociones, las sensaciones, que siente o le hacemos sentir al cliente, desde que entra en nuestra página web, en nuestra tienda, en nuestro colegio, en nuestra empresa, hasta que sale. Las empresas y personas que lo entienden, tienen un alto grado de satisfacción y de fidelización entre sus empleados y clientes. Y no cabe decir, que el recuerdo de esas sensaciones y experiencias quedan ancladas en su mente probablemente para siempre. ...

Nuestra mente rige nuestra vida personal y profesional, nuestras percepciones, emociones, pensamientos, decisiones, acciones, relaciones. Nos acompaña día y noche. Sin duda, ¡nuestra mente lo es todo! En cualquier acción, comunicación, evento o formación, la organización, los detalles, el contenido y el servicio deben ser excelentes, pero saber conectar emocionalmente con los asistentes, es la clave. En el viaje más allá del tradicional universo de la excelencia se ha de buscar sorprender, emocionar, apelar a las sensaciones, ofrecer servicio y experiencias únicas y dejar en la memoria una dulce huellla difícil de borrar.     ...

Solución al final del artículo. Este pequeño juego que os propongo es una muestra más de la fascinación que puede ejercer en nosotros el mundo de la mente humana. Podemos entender que lo que hace a un buen profesional es el conocimiento (experiencia) y la habilidad (técnica), pero un aspecto crucial está en saber influir positivamente sobre los equipos y las personas mental y emocionalmente. Saber cómo funciona nuestra mente se torna pues fundamental. Uno de los aspectos de la mente que hace años me llamó la atención fueron sus automatismos y cómo podía explotarlos u optimizarlos en mis intervenciones, o en nuestra vida profesional y personal. Por ejemplo, si te pido que cojas papel y lápiz y dibujes una flor… probablemente tu cerebro dibujará inmediatamente una margarita. Si te pido que dibujes ahora una casa… probablemente harás la misma que hacías cuando eras niño (puerta redonda, ventanas cuadradas, tejado triangular, e incluso chimenea, un árbol al lado, el caminito). Una prueba de que nuestra mente es muy cómoda y en muchos casos actúa de forma muy automatizada. En mis intervenciones, el conocimiento sobre los automatismos me permite dotar de pureza a las experiencias de la mente que realizo. Es decir, en vez de recurrir a artilugios o apoyos técnicos propios del ilusionismo para acabar de alcanzar lo maravilloso, lo difícil o imposible, recurro a la propia naturaleza del cerebro para conseguir prácticamente el mismo fin. En muchas ocasiones ello genera incluso mayor impacto en el público, precisamente por ser percibido de forma tan pura y directa y por tanto más cercana a lo maravilloso, difícil o imposible, pues no media ningún tipo de objeto, sólo una mente y otra, un pensamiento y otro. Nos acercamos en definitiva a la pureza de la experiencia. Quizá esto se parezca a lo que se conoce en el mundo de la cocina como cocina de síntesis, realizada con muy pocos alimentos: una cocina directa. Tal vez el único inconveniente de este tipo de experiencias de la mente basadas en automatismos mentales o finas sutilezas psicológicas sea que pueden fallar. Pero el fallo también tiene a su vez ventajas: en primer lugar, muestra agallas para salir de la zona de confort y seguridad (riesgo cero) para entrar en una zona de exploración y oportunidades (riesgo generador); en segundo lugar, hace que tu trabajo sea percibido como realmente difícil o más difícil (se aprecia la virtud del fino sustrato psicológico en pro del camino menos difícil de los artilugios o trucos que aseguran el éxito); y en tercer lugar, el fallo puntual te acerca más al público, pues les muestra lo que al fin y al cabo somos todos: humanos. Los automatismos, o el conocimiento de sutilezas psicológicas, también me permiten complementar, perfeccionar o completar una experiencia de la mente y acercarla lo máximo posible a lo maravilloso, difícil o imposible. Hay un dicho anglosajón que dice que en los detalles está el demonio; los detalles o sutilezas psicológicas en este caso ayudan a ensalzarla y a marcar sin duda la diferencia. En mi vida profesional y personal, conocer automatismos me permite crear consciencia de las limitaciones que podemos diluir y de las potencialidades que podemos aprovechar. Existen automatismos o pautas que nos permiten gestionar nuestras emociones, pensamientos, fisiología y rendimiento de forma óptima. Un ejemplo sería el de los anclajes, un recurso mental que dispara una emoción determinada con el fin de optimizar una acción. Merecen especial reflexión los automatismos entre mente y cuerpo. Es fascinante como el cuerpo puede influir en la mente y las emociones y cómo la mente y las emociones pueden influir en el cuerpo. Ciertamente podemos gestionar emociones (de fuera a dentro) pero también generarlas (de dentro a fuera). El estado emocional influye en la fisiología y la fisiología en el estado emocional. Si te mueves de forma triste y poco enérgica, la mente y las emociones lo expresarán. Si te mueves de forma alegre y enérgica, la mente y las emociones lo expresarán. Si tu cuerpo está cansado o agarrotado, la mente y las emociones pueden contagiarse y ser limitadoras. Si tu cuerpo está en forma y ágil, la mente y las emociones pueden contagiarse de capacitación y ser generadoras. Si piensas en algo triste, tu cuerpo lo expresará. Si piensas en algo alegre, tu cuerpo lo expresará. Si estás seguro de algo y adaptas a ello tu fisiología, será más difícil que falles. También existen muchas pautas optimizadoras de los automatismos que podemos emplear tanto en comunicación como en negociación, ventas, creatividad, liderazgo y sobre todo en influencia y persuasión. Un tema muy jugoso y que nos daría para más páginas de las que tiene previstas este artículo. Por ello lo dejo aquí hasta una nueva ocasión. En mente… Solución: Si has pensado y elegido la tercera equis –de izquierda a derecha– de la segunda fila, enhorabuena, has percibido mi pensamiento y el de la gran mayoría. Si has pensado y elegido cualquier otra, también enhorabuena, pues demuestras tener un pensamiento ciertamente divergente. ...

Varios estudios afirman que los arándanos ofrecen una importante neuroprotección además de otros beneficios para la salud. Su consumo frecuente puede llegar a ralentizar o revertir las pérdidas de memoria o cognitivas y de coordinación motora que acompañan a la edad. Por ejemplo, déficits en funciones cerebrales que acompañan a enfermedades como la esclerosis múltiple, Alzheimer o Parkinson. Parece que también ayudan a ralentizar el crecimiento de células cancerígenas y a prevenir enfermedades cardiovasculares e infartos (pueden reducir el colesterol en sangre y otros componentes grasos en sangre). Asismismo pueden mejorar la visión y reducir y proteger de disfunciones oculares (galucoma o cataratas) y reducir las infecciones urinarias. De hecho, los arándanos ya fueron consumidos en la antigüedad no sólo como comida sino también como medicina. Al fin y al cabo son uno de los más potentes antioxidantes naturales que existen. Y sabemos que estos son vitales para proteger de daños celulares y sus componentes, para contrarestar los radicales libres y otras sustancias de metabolismo celular que pueden contribuir al cáncer y otras enfermedades relacionadas con la edad o degenerativas. También parecen mejorar la memoria espacial y la capacidad para aprender. Un ‘superalimento’ que aumenta la concentración y la memoria hasta cinco horas más tarde. Se cree que estimulan el flujo de sandre y oxígeno al cerebro y mantiene la mente despierta. No estarían mal para exámenes o días difíciles de trabajo. Y además de todos estos beneficios… ¡están buenísimos! En suma, para proteger tu cerebro… ¡no hay nada como comer arándanos!...