Aprendizaje emocional – Más factores para maximizar aprendizaje – Parte 4

Aprendizaje emocional – Más factores para maximizar aprendizaje – Parte 4

La tasa de retención que se consigue recurriendo a estos recursos (experiencias in situ, historias, metáforas, juegos…) suele ser superior a cualquier otra.

Si se escucha oralmente, la tasa de retención es de un 5%; si se lee, de un 10%; si se escucha y se ve, un 20%; si hay una demostración, un 30%; si se discute, un 50%; si se hace y se experimenta, un 75% (Fuente: National Training Laboratories Institute Berthel, Maine, USA).

Decía Benjamin Franklin: “Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”.

El denominador común de todos estos recursosy factor clave en el aumento de aprendizaje y recuerdo es: la DIVERSIÓN.

Durante muchos años has sido mal entendida y vetada en muchos sectores. Hoy, sin embargo se revela como esencial en el aprendizaje. No nos referimos a la diversión banal del jijiji jajaja sino a la diversión bien entendida. De hecho, observerás que en tu vida personal o profesional lo que te aburre te distancia y te desconecta de personas, de temas, del conocimiento. En cambio, lo divertido te acerca, te conecta.

Cuantos profesores o dirigentes nos hemos encontrado a lo largo de nuestra vida que, sabiendo mucho sobre la materia, no la sabían comunicar o transmitir adecuadamente.

Otros, los mejores, te supieron recurrir a varias estrategias, entre ellas juegos y anécdotas y te encandilaban con entusiasmo y pasión sobre lo que explicaban. Apuesto que todavía recuerdas su influencia y aprendizajes.

Recuerdo que cuando tenía diez años un profesor nos enganchó al conocimiento y al estudio a través de un juego muy popular en aquel entonces: la ruperta fantasma del “1,2,3… responda otra vez”. Un tablero con preguntas de todo tipo, y el que conseguía llegar a la ruperta se llevaba un gran bol de caramelos. Cuantas más preguntas conocieras, más oportunidades de llevarte ese deseado premio. También recuerdo las divertidas anécdotas del profesor de derecho penal, cuya clase todo el mundo esperaba con ansia. A través de ellas, aprendíamos eficazmente la tipología de los delitos.

Ciertamente, pocas personas han tenido la oportunidad de vincular el aprendizaje a algo agradable, fascinante y divertido. Dejarse la piel de los codos tratando de aprender era la tónica del viejo sistema de lectura y repetición de conceptos a veces bastante aburridos y pesados.

3.- Que sea NOVEDOSO

Una cosa es novedosa cuando se percibe como inusual en comparación con las rutinas normales diarias.

Podemos favorecer que algo sea novedoso, distinto, diferente, recurriendo a técnicas de creatividad.

Los beneficios que vas a obtener son más que notables: sobresalir, diferenciación, valor, influencia, liderazgo. Y por lo que se refiere al aprendizaje, lo vas a recordar más y mejor.

Si a mitad de una clase o en una reunión de trabajo o en una ponencia el interlocutor hace algo inusual (por ejemplo saca una camilla con un supuesto paciente para hablar de temas que nada tiene que ver con los médicos), probablemente podemos pensar muchas cosas, pero a buen seguro que te acordarás de ese momento. Eso es debido a que no suele ser normal, es un hecho estrambótico, extravagante. Si lo utilizas de forma efectiva y positiva para transmitir lo que deseas, te dará muchos réditos, Estoy seguro que algún día presenciaste algo parecido en ese sentido y que lo recuerdas a la perfección. Y si no es así, cuando lo presencies, se te grabará a fuego en tu mente, no lo dudes.

De hecho, una de las claves del proceso de memorización de los campeones del mundo de memoria y los que desean aprender y recordar mejor algo, es la asociación de imágenes y su visualización estrambótica (extraña, desproporcionada…). Cuanto más estrambóticas son las imágenes que se asocian, mejor se recuerdan. Porque son diferentes a lo habitual… ¡son novedosas¡.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.